sábado, 31 de diciembre de 2011

Lo mas importante es La Vida

Evidentemente lo mas importante que tenemos es la Vida. Nuestra Vida es nuestro bien mas preciado que tenemos, alrededor de ella gira todo y cuando alguna circunstancia la pone en peligro saltan todos nuestros mecanismos de defensa.


La Vida es lo que nos importa, por encima de todo lo demás. Pero seguramente estará de acuerdo conmigo que solamente existe una cosa mas importante que nuestra Vida... la Vida de nuestros seres queridos.


Cuando decidimos ser Madres o Padres, aparece en nuestra conciencia un instinto que hasta ese momento estaba dormido, el instinto de maternidad o paternidad. Ese instinto hace que antepongamos, por encima de todas las cosas, la Vida y la integridad de nuestros hijos e hijas.



Ese instinto, que convive con todos los animales, es el que hace que la madre gacela, cuando ve a su cría en peligro por el ataque inminente de un león, se ponga delante del felino para sacrificarse por su cría y que ésta salve la vida, a costa de sufrir el ataque mortal del león.



El instinto del padre o la madre, es el que nos imprime la responsabilidad de criar, alimentar, y educar a nuestros hijos e hijas, hasta la edad en la que ellos puedan valerse por sí mismos. Cómo padres y madres visualizamos el futuro de nuestra descendencia, y nos hacemos ilusiones de cómo serán ellos cuando pasen los años y nos trazamos metas y objetivos con ellos para acompañarlos hacia la edad madura y que se cumplan nuestras expectativas de futuro, para que lleguen a ser personas responsables, autosuficientes y preparadas para la vida adulta.

Por ese motivo, las madres y padres, madrugamos, vamos al trabajo, volvemos tarde a casa día tras día para poder llevar a cabo nuestra ardua tarea de darles lo mejor. Esto es lo normal, en nuestra sociedad, siempre que se den las circunstancias propicias y que no surja ningún imprevisto, que nos impida culminar nuestro papel de padre o madre.



ASEGURAR EL FUTURO

Está claro que todos queremos lo mejor para los nuestros, y que vamos a luchar por ellos siempre, mientras tengamos la fuerza necesaria y "no surja ningún imprevisto". Pero ¿qué ocurre si surge ese imprevisto?

Parte de nuestra responsabilidad cómo padres o madres es velar por solucionar la posibilidad de que ocurra cualquier circunstancia que nos imposibilite realizar nuestra tarea. Una gran parte de esos imprevistos se solucionan con la contratación de un Seguro de Vida.

Hay personas que piensan, equivocadamente, que este tipo de productos es para familias con un alto poder adquisitivo, es un error. Precisamente estos productos son para familias "normales", las que se ven mas perjudicadas económicamente por la falta de uno de los cónyuges.

Ni que decir tiene que en familias monoparentales es mas necesaria la protección que brinda un Seguro de Vida.

Por otra parte, hay quien piensa que son caros, tampoco es así, se puede tener una protección bastante importante destinando unos 12 € ó 15 € al mes.

Le invito a pedir presupuesto, envíe un email a diegogallardo@diegogallardo.com indicando su nombre, fecha de nacimiento y profesión y le enviaremos un presupuesto detallado del producto ERGO Vida Modular.


Diego Gallardo Chaves

domingo, 13 de noviembre de 2011

El mensaje oculto en La Capilla Sixtina

¿Que mensaje oculto existe en la representación de la "Creación de Adán" de Miguel Ángel?



sixtina_dios_adan

Dios es representado como un hombre anciano y con barba envuelto en una alborotada túnica color púrpura, la 

Adán junto a unos querubines. Su brazo izquierdo está alrededor de una figura femenina, normalmente interpretada como Eva, quien no ha sido creada aún y, en sentido figurado, espera en los cielos a que le sea dado un lugar en la Tierra. El brazo derecho de Dios se encuentra estirado, para impartir la chispa de vida de su propio dedo al de Adán, cuyo brazo izquierdo se encuentra en idéntica posición al de Dios. Es famoso el hecho de que ambos dedos están separados por una mínima distancia. La pintura tomó de tres a cuatro años en ser completada.




¿Pero realmente es así? Mira esto:


sixtina_cerebro

¿Qué quería representar Miguel Ángel? Evidentemente, superpone la figura de Dios a la de un cerebro humano...

¿Dios le otorga a Adán el poder de la vida, el poder del pensamiento, del libre albedrío...?

Resulta curioso e inexplicable...

sábado, 1 de octubre de 2011

Los niños y el hielo

¿Cómo influyen las personas que nos rodean en nosotros?

Una vez escuché una corta historia, pero cargada de mensaje es la siguiente:






En una tarde nublada y fría, dos niños patinaban sobre un lago helado sin preocupación. De repente, el hielo se rompió y uno de los niños cayó al agua.

El otro niño viendo que su amigo se ahogaba debajo del hielo, corrió a coger una piedra y empezó a golpear con todas sus fuerzas hasta que logró romperlo y así salvar a su amigo.


Cuando llegaron los bomberos y vieron lo que había sucedido, se preguntaron: ¿Cómo lo hizo?

¡El hielo era muy grueso!. Era imposible que lo hubiera podido romper, con esa piedra y sus manos pequeñas!

En ese instante apareció un anciano y dijo: "Yo sé cómo lo hizo"...

”¿Cómo?” - Le preguntaron al anciano y él contestó:

- "No había nadie a su alrededor que le dijera que no se podía hacer".


El mensaje está muy claro:




A veces nos dejamos guiar por personas negativas, que nos minan la moral, quitándonos las ganas de hacer cualquier cosa. Las personas somos sensibles a los refuerzos, ya sean positivos o negativos. Debemos alejarnos de quienes nos desaniman con sus comentarios negativos, fruto de sus propias frustraciones.

domingo, 25 de septiembre de 2011

¿Eres valiente con tus fantasmas? (CUANDO EL MIEDO NOS PARALIZA)

Una lección sobre cómo nuestros propios miedos son capaces de paralizarnos y bloquearnos, no dejándonos actuar.




Ansiaba romperles la nariz a todos ellos. En aquella tabernasevillana de mediados del siglo XIX, el vino caldeaba los ánimos de los jóvenes que discutían sobre cualquier tema hasta pasada la media noche. Pero el llamarle “cobarde”, era algo que lo sacaba de quicio. Decidió encararse con ellos. 

--¡Demostradme que soy cobarde, o pedidme disculpas! 
--Bueno, contestó uno de ellos, demuestra tú que eres valiente. Toma mi puñal con empuñadura de plata, ve al cementerio y clávalo en la tierra de la tumba de tu abuelo. Mañana todos comprobaremos tu hazaña. 



Alonso salió con decisión y aunque la noche era tibia, la sintió fría. Se abrigó con la gruesa capa que su madre había cosido a mano para él. Sintió frío a pesar de ello. Entró en el camposanto y escuchó las doce campanadas de la media noche. Corriendo llegó a la tumba del abuelo.

Siempre le había temido.  Aun estando vivo sentía casi horror en su presencia. Ahora muerto, sentía más que temor, pánico con la sola idea de verle de nuevo. Nerviosamente sacó el puñal. Con gesto rápido, mientras miraba hacia atrás, clavó hasta la empuñadura el arma en el suelo.

Tembloroso, sudando frío, se levantó y se abrigó fuertemente con la capa. Al empezar a caminar no pudo dar ni un paso. Sintió claramente como lo sujetaban con firmeza por la espalda. Horrorizado no se atrevió a mirar hacia atrás. Presentía que el abuelo estaba allí para castigar su osadía.


Cayó de rodillas, tembloroso, implorando clemencia. Su corazón se aceleró incontenible y sintió que se le nublaba la vista. Cuando los amigos llegaron por la mañana lo encontraron muerto, aferrado a la capa que lo cubría y cuyo extremo había quedado atravesado por el puñal clavado en tierra. ¡Esto era lo que lo había sujetado! 



¿Es posible que algo así nos esté ocurriendo a nosotros? En lugar de mirar con valentía nuestros problemas, cerramos los ojos, desbocamos la mente e imaginamos fantasmas que nos 
detienen, y que en realidad pudieran ser cosas que debemos resolver. 

miércoles, 21 de septiembre de 2011

El Elefante y la Alondra (La Confianza en nosotros mismos)

Un breve cuento que nos habla de la confianza en nosotros mismos, que puede ser nuestro mejor aliado o nuestro peor enemigo.


El elefante y la alondra eran amigos. La alondra le señalaba al elefante los rincones mas sombreados de la selva, y el elefante protegía con su presencia nocturna el nido de la alondra de serpientes voraces y ardillas rapaces.

Un día el elefante le dijo a la alondra que le tenia envidia por poder volar.

¡Cuanto le gustaría remontarse por los aires, ver la tierra desde las alturas, llegar a cualquier sitio en cualquier momento! Pero con su peso... ¡era imposible!




La alondra le dijo que era muy fácil. Se quitó con el pico una pluma de la cola y le dijo:


"Aprieta fuerte esta pluma en la boca, y agita rápidamente las orejas arriba y abajo" 

El elefante hizo lo que la alondra le había dicho. Apretó con fuerza la pluma en la boca para que no se le fuese y comenzó a agitar sus grandes orejas arriba y abajo con toda su energía.

Poco a poco noto que se levantaba, despegaba, se sostenía en el aire y podía ir donde quisiese por los aires con toda facilidad.

Vio la tierra desde las alturas, vio los animales y los hombres, cruzo por lo alto el río profundo que había marcado el limite de su territorio, exploro paisajes desconocidos, y volvió al fin, feliz y contento a aterrizar al sitio donde había dejado a la alondra.

"No sabes cuanto te agradezco esta pluma milagrosa", le dijo.

Y se la guardo cuidadosamente detrás de la oreja para volver a usarla en cuanto quisiera volar otra vez.

La alondra le contesto: "Oh, esa pluma. La verdad es que no vale nada. Se me iba a caer de todos modos, y era inútil"

Pero tenia que darte algo para que creyeras, y se me ocurrió eso. Lo que te hizo volar fue lo bien que agitaste las orejas"



¿Qué hizo la alondra? le entregó al elefante una pluma para que pensase que la pluma tendría el poder de hacerlo volar, ya que el elefante no se veía capaz, aunque realmente si era capaz de volar.


Nuestro mayor enemigo es nuestra falta de confianza en nosotros mismos.


Diego Gallardo


sábado, 1 de enero de 2011

Felicidades te regalo este cuento: ¿Cuantos años tienes?

Estoy seguro de que una vez que leas esto cada vez que te pregunten cuántos años tienes utilizarás este cuento para responder...

¿Cómo medirías tu edad, por lo que ha vivido o por...?

Cuentan que en tiempos de la antigüedad había un sabio que con su sabiduría irritaba al rey del lugar.

Entonces el rey fue a conocerlo. Cuando lo vio, lo primero que le preguntó fue: "¿Cuántos años tienes?" (por aquello de que la sabiduría tiene que ver con la edad).


A lo que el sabio respondió: "No sé".

Esto puso al rey fuera de sí porque interpretó que el sabio estaba riéndose de él.

Entonces gritó:

"¡Cómo que no sabes cuantos años tienes!!!! ¿Te estás burlando de mí?".

A lo que el sabio respondió serenamente:

"No, señor. Los años que tengo son para mí los que me falta vivir y no los que he vivido, los que he vivido ya no los tengo, por lo tanto, no sé cuantos años tengo."

Así que espero que a partir de ahora cuando te pregunten: ¿Cuantos años tienes? 

Contestes lo que le contestó el Sabio al Rey...

Diego Gallardo