sábado, 1 de octubre de 2011

Los niños y el hielo

¿Cómo influyen las personas que nos rodean en nosotros?

Una vez escuché una corta historia, pero cargada de mensaje es la siguiente:






En una tarde nublada y fría, dos niños patinaban sobre un lago helado sin preocupación. De repente, el hielo se rompió y uno de los niños cayó al agua.

El otro niño viendo que su amigo se ahogaba debajo del hielo, corrió a coger una piedra y empezó a golpear con todas sus fuerzas hasta que logró romperlo y así salvar a su amigo.


Cuando llegaron los bomberos y vieron lo que había sucedido, se preguntaron: ¿Cómo lo hizo?

¡El hielo era muy grueso!. Era imposible que lo hubiera podido romper, con esa piedra y sus manos pequeñas!

En ese instante apareció un anciano y dijo: "Yo sé cómo lo hizo"...

”¿Cómo?” - Le preguntaron al anciano y él contestó:

- "No había nadie a su alrededor que le dijera que no se podía hacer".


El mensaje está muy claro:




A veces nos dejamos guiar por personas negativas, que nos minan la moral, quitándonos las ganas de hacer cualquier cosa. Las personas somos sensibles a los refuerzos, ya sean positivos o negativos. Debemos alejarnos de quienes nos desaniman con sus comentarios negativos, fruto de sus propias frustraciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada