jueves, 22 de noviembre de 2012

¿Eres viajero o turista? De qué vas por la vida.

Existe una diferencia importante entre ser viajero o ser turista... y esa diferencia se hace mas notable en nuestro viaje mas azaroso, el viaje de la vida.




El turista recorre torpemente la ruta con prisas, visita sudoroso y acelerado los puntos clave del viaje y apenas disfruta de la belleza del itinerario, valorando mas el trofeo de la "foto del yo estuve allí" que el paisaje de dicha foto. Mal come en los lugares mas concurridos y no llega a entablar relación alguna ni con los lugareños, ni con otros compañeros de viaje. Simplemente se afana en una carrera de etapas por cubrir con puntos de avituallamiento preestablecidos, sin dejar tiempo al disfrute del camino. 

Sin embargo el viajero, disfruta de su agradable viaje, si llega a un sitio o situación que le es placentera, cambia la hoja de ruta y prolonga su estancia en ese lugar, se mimetiza con los escenarios y las personas con las que se encuentra, creando vínculos de relación y saca el máximo partido de cada rincón. Es capaz de valorar cada rincón, cada recodo del camino, cada punto y cada momento memorable con el que el trayecto le premia.



La vida también es un viaje en el que podemos tomar el papel de turista o viajero… nosotros lo elegimos.


La vida es el viaje mas importante, a veces encontramos compañeros de viaje que aportan valor a ese viaje, personas positivas con las que compartir la ruta y con la que sortear los baches del camino, codo con codo, y con las que podemos reir alrededor de una fogata contando batallitas o llorar y compartir momentos amargos del camino alternando los momentos de fortaleza o debilidad de ambos.

En otras ocasiones, nos cruzamos con viajeros que nos hacen el recorrido mas amargo y duro. Compañeros de viaje que utilizan nuestra "mochila" para deshacerse de su pesada carga sin ni siquiera pedir permiso, y que a las primeras de cambio, nos abandonan, en mitad de la nada, llevándose parte de nuestras provisiones y dejándonos con la brújula desorientada y sin recursos.




Nosotros decidimos, de una u otra manera, la planificación del viaje, el diseño de nuestra ruta, las paradas que haremos y hasta decidimos adelantar o retrasar el momento de llegar al destino. Pero lo mas importante y decisivo: Decidimos nuestros compañeros de viaje.


Es curioso que para trayectos mas cortos y menos importantes, si que elegimos nuestros acompañantes, y sin embargo para este recorrido nos dejamos acompañar por personajes que no nos convienen en absoluto y que a veces, ni siquiera tienen el mismo destino ni objetivo que nosotros...


Así pues, elije y hazte acompañar de buenos compañeros de viaje, que puedas confiar en ellos, con los que puedas compartir mesa y posada, compañeros que puedan hacer tu pesada mochila mas ligera y liviana, compañeros que, cómo tu, sean capaces de disfrutar de una puesta de sol, o sean capaces de gozar de la maravilla del cielo en una noche estrellada, y lo mas importante, huye de esos que “van de turistas por la vida”.

Diego Gallardo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada