sábado, 31 de marzo de 2012

Las Bolsas caen, invierte en TI

Estos últimos años estamos asistiendo a los peores momentos, en cuestión bursatil, La incertidumbre, los rumores, el miedo, la recesión y la crisis sobrevuelan nuestras cabezas, cómo lo hacían lo buitres por encima de los moribundos vaqueros del lejano oeste. QUIZÁS SEA EL MOMENTO DE INVERTIR EN TI.



En estos momento de crisis, donde los locales comerciales que antes eran “Agencias Inmobiliarias” y ahora son “Compro Oro”, y puede que mañana sean “Compro Plata” y pasado mañana sean “Compro Bisutería”, la única inversión que te aporte algo de seguridad es:
INVERTIR EN TI MISMO, ese es tu mejor activo. Invierte en ti. Debes de prepararte para cualquier oportunidad que se presente, no puedes permitirte que pasen de largo, por eso, tenemos que empezar un proceso de mejora y regeneración. Cada vez parece mas dificil encontrar una buena oportunidad, pero las hay, aunque son para los que están dispuestos a cambiar y mejorar.

Veamos, si tuvieses que ponerte un valor cuantificable, por ejemplo de 1 a 10 puntos, en cada uno de estos parametros, ¿Cual sería tu valor actual?, estos son los parametros:
  • Actitud mental positiva (1 a 10)
  • Entusiasmo (1 a 10)
  • Resiliencia (1 a 10)
  • Capacidad de aprendizaje (1 a 10)
  • Capacidad de adaptabilidad a los cambios (1 a 10)
  • Resistencia a la enfermedad (1 a 10)
  • Salud física (1 a 10)
  • Forma física (1 a 10)
  • Estabilidad familiar (1 a 10)
  • Relaciones personales (1 a 10)




Si sumáramos todas esas puntuaciones, serían desde 10 hasta 100 puntos. Suma todos los puntos que te has otorgado.
Sería irreal que tuvieses de 90 a 100 puntos, pero sería muy preocupante que tuvieses de 10 a 40 puntos en total.
* Fíjate en cada uno de estos 10 apartados que hemos tomado cómo referencia, los 5 primeros tienen que ver con tu capacidad mental, es decir, con tu actitud. Este bloque de 5 apartados son muy importante, tienes que detectar en donde flaqueas y trabajar duro para mejorarlos. Con una mala actitud, o mejor dicho, si elijes tener una actitud negativa, es cómo querer pedalear una bicicleta con los pies, mientras con las manos estas apretando las manetas de los frenos.
* Los siguientes 3 son aspectos físicos, uno no los elije, pero con buenos hábitos los puede mejorar y optimizar. Es muy importante cuidarse físicamente, además de que mejora nuestra autoestima, nos aporta un plus de entusiasmo y energía, que se contagia a nuestro interior y a nuestro exterior. Cuidarte físicamente, te ayuda a mejorar psicológicamente.
* Los dos últimos, son aspectos emocionales, de cómo te relacionas con los demás deriva en otro tipo de transtornos que pueden dañar los otros ocho apartados anteriores, es decir, los de actitud y los físicos. Es muy importante manejar bien las relaciones personales para crear un ambiente sano y “respirable”.
Una vez hecho este ejercicio, y teniendo en cuenta que son tres bloques distintos los que conforman estos diez apartados, debes llegar a la conclusión de cuales son los puntos débiles y fuertes de tu inversión, en donde debes de reforzar y cuales son tus puntos estrella.


El verano pasado asistí a un Curso para emprendedores empresariales y versaba sobre la ” Dirección estratégica y la cadena de valor ” de una empresa. haciendo un símil, nuestro producto somos nosotros mismos, cómo en ese curso nos dijeron, debemos estudiar cada punto del proceso de nuestro producto, analizar el “valor” de cada uno de ellos y, una vez calificados, ir desde el punto mas bajo de puntuación hacia el mas alto, para ir mejorándolos.
Es decir, debemos ver cual es el punto en el que nos hemos dado el valor mas bajo y trazar un “plan estratégico” para mejorarlo, poniéndonos un plazo corto de ejecución y una vez llegados a ese momento, observar si hemos mejorado en ese aspecto. Una vez mejorado iremos a por el siguiente apartado.
Parece fácil, pero no lo es, debemos ser muy sinceros con nosotros mismos y darnos la puntuación correcta, para que no nos pase cómo a alguna empresa de las que cotizan en la bolsa, que las puntuaban muy por encima de su valor real, el inversor confiaba en esa calificación y, lógicamente, perdía toda su inversión al comprobarse el fiasco.
Nosotros somos nuestros inversores, no nos engañemos, seamos realistas, démosnos la puntuación correcta, clarifiquemos cuales son nuestros puntos a mejorar, optimizémoslos y estaremos creciendo y mejorando nuestro capital humano.
Debemos de ser conscientes de que depende de nuestra capacidad de mejora la posibilidad de encontrar algo que mejore nuestra situación actual. Tenemos que ser camaleónicos, adaptarnos a nuevos entornos y ser capaces de sacar lo mejos de nosotros para cada oportunidad.
Diego Gallardo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada