miércoles, 18 de abril de 2012

¿Persigues tu sueño, o el te persigue a ti?

De nuevo, reflexionando sobre los sueños... me hago esta pregunta ¿Eres tu el que persigues tu sueño, o es tu sueño el que te persigue a ti?




Tu me dirás, que son ganas de darle vueltas a la frase, pero no es así, simplemente trato de hacer un alto en el camino, una parada y fonda en la persecución del sueño, una parada de avituallamiento para reflexionar sobre hacia donde voy, y lo mas importante ¿Por qué?

A menudo confundimos el concepto SUEÑO con otro tipo de objetivo, ¿realmente vamos en el camino correcto?, digo esto porque puede ser que "nuestro" sueño NO sea propio, sino impuesto por otros.

Debemos pararnos, y reflexionar:

1º De donde venimos

2º Hacia donde vamos

3º ¿Por qué queremos llegar hasta allí?

4º ¿Cual es la ruta apropiada?


Vamos por partes:


1º De donde venimos. Es decir, debemos tener claro quienes somos, con qué cualidades contamos, cuales son nuestros puntos fuertes y nuestras debilidades. Esto quiere decir, saber con qué contamos para empezar la carrera hacía nuestro sueño, aún por definir. Ningún velocista de larga distancia empieza una marathón sin preparación previa y sin tener claro si está en el momento de forma apropiado. Saber de donde venimos significa tener claro nuestro potencial, y sobre todo, nuestras carencias para poderlas entrenar y mejorar.


2º Hacia donde vamosHay personas que confunden SU sueño, con lo que esperan los demás de él. Esta vida es muy corta, no podemos perder energía en complacer a los demás, a veces nos dejamos llevar por la corriente que se forma a nuestro alrededor, sin tener en cuenta realmente cual es el sentido de NUESTRA vida. Te recomiendo que pidas cita para entrevistarte con tu espejo y una vez frente a él le preguntes: ¿A donde quiero ir?, ¿Qué vida quiero tener?, ¿A qué quiero dedicar el resto de mi vida?. Déjate guiar por la persona que se proyecta en el espejo y haz una cruz roja en el mapa de tu vida, fija una meta.

En este punto, vuelvo al primero en el que te decía que tenías que tener en cuenta con qué cualidades contamos, cuales son nuestros puntos fuertes y nuestras debilidades. Es importante trabajar en las debilidades y fortalecerlas, el camino va a ser duro.


3º ¿Por qué queremos llegar hasta allí?. Simultáneamente al punto dos, debemos tener claro el motivo por el que queremos llegar hasta nuestra meta. Debemos visualizarnos entrando en la meta y gozando de las mieles del éxito, eso está bien, pero también debemos ver cual será nuestro día siguiente, cual será el cambio que disfrutaremos al conseguir llegar a nuestro destino. Es importante vernos en esa situación para valorar (en positivo) nuestro status una vez alcancemos la meta y comprobar si merece la pena el sacrificio. Evidentemente debe de merecer la pena, sino, el sueño no es tal, sino un objetivo momentáneo, un espejismo en medio del desierto, que se desvanece al ir acercándonos.


4º ¿Cual es la ruta apropiada?. Todos los caminos conducen a Roma... pero no todos los caminos conducen al éxito personal. El mundo está lleno (cada vez mas) de gurús, maestros, líderes espirituales, y demás especímenes de mentes preclaras que te van a ayudar al máximo en conseguir SUS sueños, no los tuyos, y casi siempre SUS sueños son amasar fortunas o hacer crecer sus egos para que quepan en sus mansiones, conseguidas con la fórmula de convertir sueños ajenos en riquezas propias. Debes de trazar, en ese mapa imaginario, una línea recta entre el lugar en el que te encuentras ahora y la cruz roja que marcaste justo encima de tu sueño, y con paso firme, seguro y decidido ir en su busca, en busca de tu sueño, En Busca de Tu Calidad de Vida.





En definitiva, debes de utilizar el vehículo apropiado para llegar a tu objetivo, no importa que te sacrifiques mucho o poco, lo importante es el vehículo que te permita llegar.


* Así pues y para terminar, ten claro quién eres, hacía donde quieres ir, porqué quieres llegar y sobre todo, traza tu hoja de ruta.


Persigue TU sueño, no dejes que los sueños de los demás te persigan a ti, y trata por todos los medios que nadie robe tu sueño, que nadie te arrebate la capacidad de soñar.


Diego Gallardo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada