sábado, 7 de abril de 2012

Tu puedes arreglar el mundo (El Puzzle)

¡Tu puedes arreglar el mundo! A veces cambiar el punto de vista sobre cómo arreglar un problema nos puede dar la solución.



Un científico vivía preocupado con los problemas del mundo y estaba decidido a encontrar medios de disminuirlos. Pasaba días en su laboratorio en busca de respuestas para sus dudas.

Cierto día, su hijo de siete años invadió su santuario decidido a ayudarlo a trabajar. El científico, nervioso por la interrupción, intentó hacer que el hijo fuese a jugar en otro sitio. Viendo que sería imposible sacarlo de allí, el padre procuró algo que pudiese ser ofrecido al hijo con el objetivo de distraer su atención. De repente tomó un mapa del mundo de una revista, y con unas tijeras, recortó el mapa en muchos pedazos y, junto con un rollo de cinta adhesiva, lo entregó al hijo diciendo:

- ¿A ti te gustan los rompecabezas?. Entonces voy a darte el mundo para arreglar. Aquí esta el mundo todo roto. ¡Mira si puedes arreglarlo bien!.  Hazlo todo solo. Calculó que al niño le llevaría días para recomponer el mapa.

Algunas horas, después, oyó la voz del hijo que le llamaba ilusionado:

 - Padre, padre, ya he hecho todo. ¡Conseguí terminar todo!


Al principio el padre no dio crédito a las palabras del hijo. Sería imposible en su edad haber conseguido recomponer un mapa que jamás había visto. Entonces, el científico levantó los ojos de sus anotaciones, seguro de que vería un trabajo digno de un niño. Para su sorpresa, el mapa estaba completo. Todos los pedazos habían sido colocados en los debidos sitios.


¿Cómo sería posible? ¿Cómo el niño había sido capaz?



 - Tú no sabías como era el mundo, hijo mío, cómo lo conseguiste?


 - Padre, yo no sabía como era el mundo, pero cuando tú quitaste el papel de la revista para recortar, yo vi que del otro lado había la figura de un hombre. Cuando tú me diste el mundo para arreglar, yo intenté pero no lo conseguí. Fue entonces que me acorde del hombre, di la vuelta a los recortes y empecé a arreglar al hombre que yo sabía como era. Cuando conseguí arreglar al hombre, di la vuelta a la hoja y encontré que había arreglado el Mundo.

Dos apreciaciones sobre esta historia:


1º.- Todos nos enzarzamos en discusiones sobre cómo arreglar el mundo, cuando tomamos café con algún amigo o compañero nos afanamos en buscar soluciones a los problemas del mundo... pero quizás la única solución para arreglarlos es, en primer lugar, arreglar los problemas del hombre, su egoismo, su envidia, sus malos pensamientos, su falta de solidaridad, etcétera... cuando todos esos problemas estuviesen resueltos, el mundo sería otro, sería un mundo distinto.


2º.- Ciertas veces los problemas nos abruman, no sabemos como reaccionar ante situaciones que parecen irresolubles, ante imprevistos que a simple vista nos será muy difícil conjurar y nos rendimos tal vez sin siquiera hacer el mínimo esfuerzo. Tal vez la solución esta tan cerca que nos parece tan lejana, tal vez con solamente dar vuelta la pagina, podamos resolver complicaciones que parecen no tener respuesta.




Diego Gallardo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada