jueves, 22 de noviembre de 2012

¿Eres viajero o turista? De qué vas por la vida.

Existe una diferencia importante entre ser viajero o ser turista... y esa diferencia se hace mas notable en nuestro viaje mas azaroso, el viaje de la vida.




El turista recorre torpemente la ruta con prisas, visita sudoroso y acelerado los puntos clave del viaje y apenas disfruta de la belleza del itinerario, valorando mas el trofeo de la "foto del yo estuve allí" que el paisaje de dicha foto. Mal come en los lugares mas concurridos y no llega a entablar relación alguna ni con los lugareños, ni con otros compañeros de viaje. Simplemente se afana en una carrera de etapas por cubrir con puntos de avituallamiento preestablecidos, sin dejar tiempo al disfrute del camino. 

Sin embargo el viajero, disfruta de su agradable viaje, si llega a un sitio o situación que le es placentera, cambia la hoja de ruta y prolonga su estancia en ese lugar, se mimetiza con los escenarios y las personas con las que se encuentra, creando vínculos de relación y saca el máximo partido de cada rincón. Es capaz de valorar cada rincón, cada recodo del camino, cada punto y cada momento memorable con el que el trayecto le premia.



La vida también es un viaje en el que podemos tomar el papel de turista o viajero… nosotros lo elegimos.


La vida es el viaje mas importante, a veces encontramos compañeros de viaje que aportan valor a ese viaje, personas positivas con las que compartir la ruta y con la que sortear los baches del camino, codo con codo, y con las que podemos reir alrededor de una fogata contando batallitas o llorar y compartir momentos amargos del camino alternando los momentos de fortaleza o debilidad de ambos.

En otras ocasiones, nos cruzamos con viajeros que nos hacen el recorrido mas amargo y duro. Compañeros de viaje que utilizan nuestra "mochila" para deshacerse de su pesada carga sin ni siquiera pedir permiso, y que a las primeras de cambio, nos abandonan, en mitad de la nada, llevándose parte de nuestras provisiones y dejándonos con la brújula desorientada y sin recursos.




Nosotros decidimos, de una u otra manera, la planificación del viaje, el diseño de nuestra ruta, las paradas que haremos y hasta decidimos adelantar o retrasar el momento de llegar al destino. Pero lo mas importante y decisivo: Decidimos nuestros compañeros de viaje.


Es curioso que para trayectos mas cortos y menos importantes, si que elegimos nuestros acompañantes, y sin embargo para este recorrido nos dejamos acompañar por personajes que no nos convienen en absoluto y que a veces, ni siquiera tienen el mismo destino ni objetivo que nosotros...


Así pues, elije y hazte acompañar de buenos compañeros de viaje, que puedas confiar en ellos, con los que puedas compartir mesa y posada, compañeros que puedan hacer tu pesada mochila mas ligera y liviana, compañeros que, cómo tu, sean capaces de disfrutar de una puesta de sol, o sean capaces de gozar de la maravilla del cielo en una noche estrellada, y lo mas importante, huye de esos que “van de turistas por la vida”.

Diego Gallardo


martes, 20 de noviembre de 2012

Reencuentrate con tu Motivación

A menudo, perdemos el Norte y olvidamos hacia dónde vamos. En esos momentos es muy importante hacer un alto en el camino, estudiar bien la situación en la que nos encontramos y compararla con la situación en la que realmente queríamos estar y reencontrarnos con nuestra motivación.



La definición que mas me gusta sobre la palabra "motivación es: Tener un Motivo para pasar a la Acción... MotivAcción. A menudo se nos olvida ese "motivo"

Como dicen los modernos, hagamos un “Rewind”, o para los mas clásicos, rebobinemos:

"Demos marcha atrás, y recordemos de dónde venimos. Trata de situarte en la época en que tenías tus sueños de grandeza, de libertad, de poder, de reconocimiento, en la época en que querías luchar y conseguir tus sueños, la época en la que te mirabas al espejo y ponías la voz de tu actor preferido y te decías: “Eres bueno chico”, y hacías poses de culturista sacando tus escasos músculos a relucir, esa época en la que, TU, chica, te mirabas al espejo y le preguntabas: “¿Quién es la mas guapa del Reino?, y tu misma te contestabas: “Eres tu

Atrévete a volver a encontrarte en esa situación. Tenías muchos objetivos en la vida, que por diversos motivos, hoy has olvidado o has abandonado. Por algún motivo ajeno a ti se han esfumado, o alguien se los ha llevado consigo.

Aún estamos a tiempo. Retoma tu confianza en ti mismo y en ti misma. No te cortes las alas.

Te invito a que desempolves tus sueños, los actualices y los escribas en un papel. Dibújalos en una hoja y pégalos en la puerta de la nevera. Visualízalos cada día.


Una vez fijado, de nuevo, el destino, baraja las circunstancias del viaje y su ruta. Sabes que van a haber dificultades, cómo todo lo que merece la pena conseguir.

Hay tres tipos de obstáculos o situaciones:

Ø  * Las que PUEDES controlar.

Ø  * En las que PUEDES influir.

Ø  * Las que NO puedes controlar ni puedes influir.

Tienes que adoptar tres papeles diferentes en estos aspectos:

·      Las situaciones que puedes controlar son tu punto fuerte. Tu no puedes controlar algunas cosas, pero si puedes controlar tu actitud frente a estos obstáculos. Debes desarrollar una personalidad fuerte y controlada. ¿Qué puedes controlar? Puedes controlar el esfuerzo que decides dedicar, puedes controlar la organización de tu tiempo, puedes controlar tu actitud.

·      En las situaciones que solamente puedes influir, debes de trabajar duro y de forma positiva. Tu no puedes controlar a los demás, pero puedes influir en sus decisiones, esfuerzo, eficacia, y demás aspectos. ¿En qué puedes influir? En tu entorno, si siembras en positivo tendrás una productiva recolección.

·      Las situaciones en las que NO puedes controlar ni puedes influir, son las que requieren de tu inteligencia para entender que no debes perder ni un minuto en valorarlas y, mucho menos, dejarte desmotivar por ellas. No podemos cambiar algunas cosas de nuestro entorno, pero tenemos que adaptarnos y sacarles la parte positiva, que sin duda la tiene y que nos afecten lo menos posible.



Es muy importante tener claro hacia dónde queremos ir y nunca desenfocarnos. A veces en la vida nos surgen obstáculos que quieren desviarnos, pero debemos ser fuertes y seguir avanzando hasta nuestro objetivo. Trabaja duro cada día y al final de éste, haz balance de cómo ha ido la jornada. 

Aprende de tus errores, son la esencia de la inteligencia y el entrenamiento hacia el éxito.

"Que nadie te robe tu sueño" (Dexter R. Yager)

Diego Gallardo