domingo, 17 de febrero de 2013

Los clavos en la puerta (La huella emocional que dejamos en los demas)

Un cuento sobre nuestra actitud hacia los demás y cómo ésta deja huella...



Había una vez un niño que tenía muy mal genio, en cualquier momento gritaba, se malhumoraba y contestaba mal a cualquiera. Un día, su padre le regaló una caja de clavos y le dijo que cada vez que perdiera el control y se portase mal con alguien tenía que clavar un clavo en la parte trasera de la puerta de su cuarto.



El primer día el niño había clavado 37 clavos en la puerta de su cuarto. Cada noche al acostarse, miraba los clavos en la parte trasera de la puesta de su cuarto y se arrepentía de cómo se había portado. Durante las siguientes semanas, como había aprendido a controlar su rabia, la cantidad de clavos comenzó a  disminuir diariamente. Descubrió que era más fácil controlar su temperamento que clavar los clavos en la puerta de su cuarto. Finalmente llegó el día en que el niño no perdió los estribos. Le contó a su padre todo esto y su padre le sugirió que por cada día que se pudiera controlar sacara un clavo de puerta de su cuarto.

 Los días transcurrieron y el niño finalmente le pudo contar a su padre  que había sacado todos los clavos, el padre tomó a su hijo de la mano y lo llevó hasta la puerta de su cuarto. Le dijo:




“Has hecho bien, hijo mío, pero mira los agujeros que has dejado en la puerta de tu cuarto. La puerta nunca volverá a ser la misma. Cuando dices cosas con rabia, dejan una cicatriz igual que ésta. Le puedes clavar un cuchillo a un hombre y luego sacárselo. Pero no importa cuántas veces le pidas perdón, la herida siempre seguirá ahí. A veces, hijo, le hacemos daño a los mas cercanos, a los que mas queremos, debemos controlarnos y evitarlo.”

Una herida verbal es tan dañina como una física. Recuerda que los amigos son joyas muy escasas. Te hacen reír y alentarte para que progreses; te prestan un oído, comparten palabras de aprecio y siempre quieren abrirnos su corazón.

PERDÓNAME, POR FAVOR, SI ALGUNA VEZ HE DEJADO UN “AGUJERO” EN TU PUERTA. 

miércoles, 6 de febrero de 2013

Reincorporación a mi trabajo en DKV Seguros

Después de casi ocho meses, vuelvo a incorporarme a mi trabajo de Gestor de Asistencia Familiar, para la provincia de Cádiz en DKV Seguros. El Gestor de Asistencia Familiar se ocupa de asesorar a los familiares del asegurado, en caso de fallecimiento, en todos los trámites que conlleva esta situación, así como brindarles todos los servicios que le ofrece la compañía, desde la Asistencia Psicológica hasta la Gestión Documental.



Estoy muy contento de volver a este puesto, que me permite estar cerca de nuestros clientes cuando más lo necesitan. Llevo 24 años en el mundo comercial, en el sector asegurador, y este puesto me da la posibilidad de cumplir con las expectativas creadas a la hora de "vender" un seguro. Es un trabajo a veces duro, pero siempre gratificante.




Espero poder cumplir como corresponde en esta nueva etapa y realizar mi trabajo de la mejor manera posible, cómo merecen los más de 120.000 asegurados que tenemos en la provincia de Cádiz.




En este paréntesis de ocho meses, he aprovechado para formarme en temas relacionados con las Relaciones Personales y Coaching, así cómo en cursos de Nutrición Deportiva y de Personal Trainer IFBB Internacional, temas que me apasionan y que trataré de seguir aprendiendo y practicando, en la medida que pueda, dependiendo de la organización del tiempo.


Diego Gallardo

martes, 5 de febrero de 2013

¿Esta que Revolucion es?

Desde finales del Siglo XVIII a principios del siglo XIX Europa vivió (lease sufrió) lo que años después se denominó "La Revolución Industrial", se pasó del trabajo manual a la industrialización y esto conllevó la mayor transformación social, cultural y tecnológica vivida desde tiempos remotos.



A esta Revolución Industrial, se acoplaron cómo mano de obra, los trabajadores que quedaron desempleados de la anterior Revolución Agrícola. Personas absortas en los cambios que se les venían encima y que no llegaban a entender. Cambiaron el canto del gallo por el despertador, la azada por la llave inglesa, cambiaron su hábitat rural por la gris ciudad.


Dicha Revolución Industrial no solo produjo cambios económicos, sino sociales, creando un Proletariado Urbano, cómo consecuencia de la marcha de los campesinos a las grandes urbes en busca de empleo en la nueva industria, y una Burguesía Industrial, que acaparaba poder y riqueza en ese nuevo escenario, y que se ha acomodado en esa posición de privilegio.


Existen estudios sobre la Segunda Revolución Industrial, datada en la segunda mitad del Siglo XIX y la Tercera Revolución Industrial, a finales del Siglo XX...




¿Estamos viviendo una nueva Cuarta Revolución?

Las anteriores revoluciones surgieron durante periodos largos, décadas, y fueron lentas; pero ¿que está pasando en estos años que vivimos?


La época que nos ha tocado vivir es la mas vertiginosa que ha existido jamás. Los cambios se suceden sin tiempo a aclimatarse, sin capacidad de adaptación posible.


Somos la "Generación Sorprendida", cada día nos sorprenden los cambios, las dudas, las novedades, incluso estamos inmersos en una era en la que los Valores (bondad, transparencia, fidelidad, humildad, honestidad, integridad...) que nos inculcaron, parecen añejos y anacrónicos, sin ningún valor en el mundo de hoy. Todos nuestros castillos de arena han sido devorados por las olas de la realidad, y nosotros seguimos mirando asombrados la parcela de arena mojada en la orilla, sin asimilar que ya no existe... Todos los estamentos respetados en otras épocas se están viniendo abajo víctimas de su misma corrupción.



>

! No estamos programados para vivir a este ritmo de cambios, así que no sólo sobreviven los que se adaptan a los cambios, sino los que se adaptan antes a dichos cambios !


Es una época en la que hay que aprender constantemente, en la que tienes que actualizar todas tus capacidades y en la que el analfabeto es aquel que no es capaz de olvidar lo aprendido para renovarse y beber de las nuevas fuentes de conocimiento.




Esta época, al igual que en el Jurásico, se llevará por delante a los viejos dinosaurios, que no sean capaces de cambiar sus hábitos a los cambios del entorno. Al igual que la jirafa tuvo que evolucionar haciendo crecer su cuello para llegar a las ramas mas altas, nosotros debemos crecer para poder llegar a cumplir nuestras expectativas. 

En definitiva, estamos inmersos en una nueva época de cambios, una nueva Revolución, Social, Financiera, de Valores, Cultural y Tecnológica, una nueva era en la que la única manera de salir indemnes es la famosa capacidad de adaptación del ser humano, pero que para estos menesteres, debe de ser una "Capacidad de Adaptación 2.0", una capacidad express. 


Esperemos que este nuevo escenario sirva para mejorar la especie, el Ser Humano en toda su concepción, sirva para que seamos capaces de crecer desde dentro hacia afuera, para que seamos mejores y lo sepamos demostrar (que falta nos hace)


Diego Gallardo