viernes, 18 de octubre de 2013

El sentimiento mas noble

Hoy quiero expresar lo que siento acerca del sentimiento mas noble que existe, bajo mi punto de vista. Para mi, no hay dudas, el sentimiento mas noble es el PERDÓN.


EL PERDÓN
Así es, creo que el sentimiento mas noble que puede existir es el perdón. Después de cualquier daño que nos hayan causado, el no iniciar el proceso del perdón, es alargar el daño que nos han generado, hasta el infinito y permitir que germine en nuestro interior la semilla del rencor, la ira y el odio.
Los que ya me conocéis, sabréis que no abordo el concepto perdón desde el punto de vista religioso, ya que entiendo que es un tema personal de cada cual y no soy quien para valorarlo (respeto toda creencia) abordo el tema del perdón desde mi punto de vista propio, desde mi ética personal.
El perdón nos purifica, nos libera, nos ayuda a seguir adelante y a metabolizar el daño sufrido. No podemos vivir con odio o deseos de venganza en nuestro interior, sentimientos que nos amargarán la vida y nos insensibilizarán en un futuro ante cualquier señal de arrepentimiento de la persona causante del daño.
Es evidente que a veces nos pueden infligir un daño tremendamente doloroso que sea prácticamente imposible de perdonar (casos de extrema dureza, que no necesitan ejemplos), en esos casos se nos hará muy difícil perdonar…
En la mayoría de los casos, aun no siendo tan doloroso el daño, somos reacios a perdonar.
Para mi existen dos tipos básicos de daño; el daño causado sin la única intención de causarnos dolor y por otro lado el daño con intención, premeditación y alevosía.
Empecemos por el daño “sin intención”. A veces nos podemos sentir dolidos por alguien que ha cometido o ha omitido una acción que nos deja en una situación de pesar y dolor. Debemos ir mas allá, buscando los motivos y la situación previa al momento de habernos dañado, es conveniente intentar entender porqué ha pasado lo ocurrido y si podíamos haberlo evitado, o si podíamos haber intentado aminorar el daño. Es importante utilizar la empatía para ponernos en el lugar del causante, y entender cual fué el desencadenante.


>
El otro caso es el daño CON intención. Existen personas que por diversos motivos nos van a causar daño con la intención de hacernos pasar situaciones desagradables o dolorosas. En este caso es mas necesario deshacernos de todo sentimiento negativo y “desactivar” el daño con el perdón. No debemos nunca dejar que sentimientos negativos nos compliquen la existencia. En estos casos si no perdonamos y seguimos nuestro camino, nos convertimos en “cómplices” del causante, al seguir haciéndonos nosotros mismos daño con sentimientos negativos.
Hace unos años, una persona a la que admiraba mucho me dijo: “Diego, cuando a mi alrededor ocurre algo desagradable, algo que no me gusta, algo doloroso que me hace daño, lo primero que pienso es que YO también soy parte responsable de lo ocurrido. Es la única manera de intentar ver si yo he fallado en algo o podría haberlo evitado, de rectificar y evitar así que me vuelva a ocurrir”.
Esa afirmación, que es totalmente opinable y discutible (cómo todas), me hace llegar a las conclusiones que mas arriba he expresado.
Necesitamos perdonar, para conseguir nuestro equilibrio y nuestra madurez emocional.
Necesitamos perdonar, no hay nada mas noble que allanarle el camino del arrepentimiento al causante del daño, no hay nada mas noble que el perdón sincero, no hay nada mas enriquecedor que el perdón, que hace que podamos continuar nuestro largo camino hacia la inteligencia emocional sin conservar ninguna piedrecilla en los zapatos que nos dificulten el trayecto.
No existe la felicidad, si tiene que convivir con la ira, el odio y los deseos de venganza.
Próximamente dedicaré un articulo al ORGULLO y sus consecuencias lesivas para nosotros.
Diego Gallardo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada