martes, 10 de junio de 2014

Esta es mi Motivación para Entrenar ¿Cual es la tuya?

La base de todo cambio físico se sustenta en cuatro grandes pilares: Motivación, Entrenamiento, Nutrición y Descanso. Pero por encima de todos, el mas importante y el más decisivo es: La motivación.





Hay quien pueda no estar de acuerdo en esta afirmación, pero esta es mi opinión. Hay otras afirmaciones que ponen por delante el entrenamiento e incluso la nutrición, pero a mi parecer son erróneas, y voy a explicar el porqué.

La Motivación es la llave maestra para poder realizar con éxito las otras tres (Entrenamiento, Nutrición y Descanso). Es muy difícil, sino imposible, que puedas realizarlas al cien por cien y sacarles el máximo provecho si estás con "la cabeza en otra parte".



¿Quién podría levantarse del sofá e ir a entrenar a tope si está desanimado, triste y derrotado?

¿Quién puede tener la "fuerza de voluntad" para llevar una buena nutrición si no se siente "motivado"?

¿Quién es capaz de descansar ocho horas si no está en "plenas facultades anímicas"?

Te contesto a las tres preguntas: Nadie, Nadie y Nadie...

Así pues tenemos un inconveniente, si no incluimos en nuestra rutina de entrenamiento diario el "músculo" más importante que tenemos: El Cerebro.

Hay afirmaciones cómo esa de que "Los abdominales se hacen en la cocina, no en el Gym" que son erróneas, ya que no se hacen en ninguno de esos dos sitios, "se hacen en la cabeza" (entiéndase la frase) sin una buena motivación ni tendrás fuerzas para ir a entrenar, ni para comer cómo debes.

Y es que en este tema del estado de ánimo intervienen muchas variables y muchas situaciones, ajenas a nosotros, que nos traicionan en nuestro objetivo, muchos "palos" que tratan de meterse en nuestra rueda...




Y el problema es que no hay una receta mágica, ni una fórmula magistral que nos sirva para todos y todas.

También he de decir que depende de cual sea nuestro objetivo, en lo que a cambio físico se refiere, afrontar La Motivación puede ser más o menos "difícil".

Por ejemplo, en personas cuyo objetivo es la pérdida de peso, cómo era mi caso hace pocos años, la motivación puede ser sin duda la piedra angular de todo el proceso de cambio físico.

En la pérdida de peso es efectivo tomar cómo referencia una imagen propia (una foto, por ejemplo) de cuando nos encontrábamos físicamente mejor y tenerla a mano, visualizarla de vez en cuando y entender que "esa persona" que aparece en la foto somos nosotros y que podemos volver a estar así, o incluso mejor físicamente, si nos lo proponemos. Volver a estar ágil y en forma, y sobre todo sanos y saludables.

En personas cuyo objetivo es "crecer", es decir, tener mas volumen, aumentar de peso o de masa muscular, suele ser interesante tener un referente en el que plantear nuestro objetivo, pero sin dejar de lado la importante idea de que cada persona es única y que buscamos nuestra mejor versión, no pretendemos convertirnos en otra persona, lo cual es imposible. Con esta particularidad muy clara, puede ser interesante, cómo decía, tener un referente razonable en el que reflejarnos, en todas las habitaciones de las personas que empiezan a entrenar es fácil encontrar una foto o póster de un admirado deportista entrenando, puede ser positivo.



Sea de una manera u otra, debemos ser justos con nosotros mismos y con nuestro progreso. Es muy importante tomarnos una foto cuando comenzamos a entrenar y de vez en cuando, cuando creamos que no avanzamos, mirar esa foto del principio y comprobar que SI que da resultado, y seguir adelante, nadie dijo que fuera fácil, pero te aseguro que será provechoso.


Visualiza tu éxito y ve a por él

Y cual es mi Motivación, pues a mis 45 años, la mía es muy básica: encontrarme bien conmigo mismo, estar en forma. Tengo clara mis limitaciones y mis objetivos, no voy a convertirme en un Chico Fitness de 30 años, ni lo pretendo, pero quiero sentirme bien, ir a la playa y estar a gusto en ropa de baño, poder hacer una prueba física y no morirme ahogado, estar en plenas facultades físicas y si mi hijo de 7 años me pide jugar al fútbol con él, tener las fuerzas suficientes para que no me deje destrozado tres días.

Tengo fotos de cuando era un chaval de 20 años, de cuando tenía 30 y de cuando tenía 40 (de esas menos, ya no me gustaba hacerme fotos), y son mi referente, tengo claro cómo quiero estar y me esfuerzo para conseguirlo.

Ponerse objetivos a corto plazo e ir consiguiéndolos, recompensar nuestros logros y comprometernos con nuestra meta, es fundamental.

Así pues trabaja en tu mente, en tu motivación, busca consejo y acércate a personas que te alienten y que te motiven a conseguir tus objetivos, a la vez que te alejes de las que te alejen de tus metas y te perjudiquen.



Trabaja cada día en que tu sueño sea la realidad en la que vivas el resto de tus días.

Diego Gallardo
Personal Trainer & Nutrition Specialist IFBB International

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada