domingo, 20 de julio de 2014

CARNE DE CABALLO o POTRO: Una de las mas Sanas y Nutritivas

La carne no debería de ser el elemento principal de nuestra dieta, aunque su consumo tiene innumerables beneficios. Sin tener en cuenta las consideraciones éticas de su ingesta, la carne es una importante fuente de proteínas, vitamina B12, hierro, potasio, fósforo y zinc. Pero debemos de tener claro que no todas las carnes son iguales.



Los consumidores distinguimos dos tipos básicos de carne, la “Carne Blanca” y la “Carne Roja”. 

El color se determina por el nivel de mioglobina presente en cada animal. La mioglobina es una proteína que contiene hierro y cuya presencia es más elevada en las carnes “rojas”. 

Las carnes blancas suelen ser las de ave, y las rojas las de mamífero. Pero no siempre es así. Por ejemplo, el conejo es un mamífero y su carne es blanca y podemos considerar que es de las más saludables.

¿Qué carnes son las más beneficiosas?

En general, los dietistas y nutricionistas recomiendan priorizar el consumo de carnes magras, que tienen menos grasa: es decir, mejor pollo, conejo o pavo, que ternera, cordero o cerdo. Ahora bien, ninguna de las carnes convencionales es la más saludable que podemos tomar (aunque constituyan la práctica totalidad de nuestra ingesta). 

Hay diversas carnes exóticas que tienen mayores beneficios, y cuyo consumo deberíamos empezar a considerar. Pero dejando de lado, de momento) las Carnes Exóticas, hoy quiero hablar de la Carne de Caballo o Potro.

El consumo de la Carne de Caballo o Potro en nuestro país estaba bastante extendido: en casi todos los barrios había una Carnicería Equina, en la actualidad pocas familias la consumen con frecuencia. Aunque quizás deberían.




El caballo es una carne roja, pero en comparación con la carne de ternera (a la que más se parece) tiene menos calorías y mucha menos grasas: menos del 2%. También es una excelente fuente de hierro y zinc. Se puede realizar con ella todas las preparaciones típicas de la carne de ternera.
  

Comparando la Carne de Caballo con la Carne de Ternera y la Carne de Cerdo:


Contiene menos Grasas que la carne de vacuno o la de cerdo. En grasas presenta un nivel de 2 ó 3 g por cada 100 g de carne. Si lo comparamos con la carne de vacuno notamos la diferencia, entre 4 y 10 g por cada 100 g de carne de vaca. Y si lo comparamos con la carne de cerdo o la de cordero, entonces no hay color porque éstas carnes tienen 16 g de grasas por cada 100 g.

La relación de ácidos grasos insaturados y ácidos grasos saturados es mucho mejor en la carne de caballo que en la carne de vacuno, esto quiere decir, que los ácidos grasos insaturados son mayores que los ácidos grasos saturados (más saludable).


Si hablamos de las proteínas, la carne de caballo es similar o mayor a la de vaca. En la carne de caballo se sitúa en 20 g por cada 100 g, y en la vaca, dependiendo de la variedad, la zona de corte escogida, está entre 16 y 20 g por cada 100 g de carne de vacuno.


Sin duda, una muy buena opción es la Carne de Caballo, con menos grasas y mas proteínas que las otras, la convierte en una carne idónea para personas que quieran cuidar su dieta.

Diego Gallardo


Fuentes: ElConfidencial , nutricion.nichese


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada