domingo, 26 de abril de 2015

Controvertida carta abierta de STEVE REEVES a ARNOLD SCHWARZENEGGER

Soy consciente de que esta publicación tendrá sus detractores, pero no quiero dejar pasar la oportunidad de que muchos jóvenes la lean. Se trata de una controvertida carta que le envía a Arnold Schwarzenegger el culturista y actor Steve Reeves, uno de los primeros culturistas mediáticos de los años 50, que podemos ver en películas de género péplum cómo la mítica. Hércules.



Cabe destacar que Steve Reeves era conocido por su perfecta figura que ejemplarizaba el físico del Culturismo Clásico. Una simetría y medidas impresionantes para su época.



Paso a transcribir la carta, para que reflexionemos sobre ella:

"Querido Arnold:

Como ya sabes, el bodybuilding está en crisis. Los competidores se están matando a si mismos tomando drogas que creen que necesitan para ganar espectáculos que en última instancia no cuentan para nada, ya sea en sus carreras o en sus vidas.

Sé que amas el deporte del bodybuilding tanto como yo, porque creciste en una época en la cual ser campeón de bodybuilding significaba algo. Despertaba imágenes heroicas y nobles en tu joven mente de como un hombre puede y debe verse y lo vibrante y viril que un hombre así, podría ser. Lo se porque estas eran las mismas imágenes que me hicieron levantar una barra por primera vez y buscar la mejora, no solo de mi físico, sino también de mi vida a través de la cultura física (vida saludable y bodybuilding).

El Bodybuilding – el verdadero bodybuilding – es lo que acabo de describir. Puede, y ha sido, demostrado que es capaz de hacer maravillas en la creación de verdaderos hombres de sustancia, a diferencia de lo que es ahora: un creador de hombres de abuso de sustancias. Puede y ha abierto puertas – especialmente para ti y para mí. Los dos hemos disfrutado de carreras exitosas en el cine y hemos ganado sumas sustanciales de dinero, como resultado directo de los beneficios físicos derivados de nuestro entrenamiento de bodybuilding.

 Y es por eso que me dirijo a ti para pedirte que unamos nuestras fuerzas para que nuestra voz sea escuchada por las autoridades que rigen en el bodybuilding. El uso de esteroides y drogas ha de ser detenido y no será así mientras sigamos permitiendo su utilización haciendo la vista gorda. Estuve fuera de juego durante 40 años; le di la espalda al bodybuilding competitivo porque no podía soportar como era invadido por vendedores de drogas, editores y promotores a quienes les importaba un comino el bienestar del deporte y de los atletas que participan en el, y cuyo único interés reside en la venta de suplementos nutricionales fraudulentos, equipamiento inferior y la dispensación de asesoramiento falso y la venta de billetes para eventos de bodybuilding.





Quiero apelar al joven soñador en ti que se quedó cautivado por la experiencia del verdadero bodybuilding. Mencionaste que tanto yo como, de manera más importante para ti, Reg Park, fuimos tus héroes mientras crecías en Austria. Reg Park fue un gran campeón, igual que tú. Pero ¿dónde están los grandes ejemplos a seguir para la juventud de hoy en día? ¿Que se ve en los “campeones” de hoy en día que personifica los atributos de un campeón? ¿Dónde está la gracia del sacrificio? ¿Dónde está su aportación a la comunidad? ¿Dónde está el campeón actual que querrías que le enseñara a tus hijos?

Y esto no es culpa de los atletas, ellos están simplemente intentando obtener y mantener un ‘”estándar” altamente artificial de desarrollo muscular que no es natural y definitivamente no es duradero. Y, si el musculo que desarrollas solo permanece contigo si sigues recibiendo tus inyecciones de hormonas sintéticas, ¿de qué sirve?

Como promotor,  junto con tu viejo amigo, Jim Lorimer, del evento que generalmente se considera el mejor evento de bodybuilding de la historia (el Arnold Schwarzenegger Classic) tienes el poder de predicar con el ejemplo. A pesar de lo que leas en las revistas Weider, tu espectáculo es el ‘”mejor de los mejores” – no el Olympia. Tu lo sabes, Jim Lorimer lo sabe, la mayoría de los competidores lo saben y, lo más importante, la IFBB lo sabe.

Un jovencísimo Arnold saludando a su ídolo Steve Reeves

La razón por la que se que sigues siendo tan entusiasta del bodybuilding, al igual que yo, es simple: podrías haber dado la espalda a tus raíces en el momento de que te convertiste en uno de los actores mejor pagados de Hollywood, pero no lo hiciste. Después de todo, te has ganado el derecho, después de años y años de ‘”entrenamiento hasta reventar”, a caminar hacia el atardecer con tus siete trofeos de Mr. Olympia y retirarte del deporte por completo, contento sabiendo que tu inspiración serviría para alimentar los entrenamientos de varias generaciones de bodybuilders nuevos del mundo entero. En lugar de eso, seguiste apoyando, promoviendo y anunciando los beneficios del bodybuilding para todos. Los cínicos dirán que lo hacías para ganar dinero, pero los sabios saben la verdad; una película generaría lo equivalente a 40 años de promoción de estos concursos, y aun así los sigues promoviendo. Eso solo lo explica una cosa – un interés genuino en el deporte. Te felicito por ello, así que no dejes que estos fanáticos pisoteen el deporte del cual has sido una parte integral y al que has ayudado a mantener todos estos años. Han “cabalgado sobre tu estela” durante el tiempo suficiente, y ahora depende de ti el hacerte con el control del futuro de este deporte.

¿Qué es lo que sugiero? Simplemente esto: Insiste en que la IFBB realicen controles anti doping (y control verdadero para el verdadero dopaje del bodybuilding, no la broma de la “cocaína” y “nubane” que intentaron colar como prueba anti doping en el Mr. Olympia del año pasado) en todos sus espectáculos. Como mínimo, puedes insistir en que en tu espectáculo hay control anti doping. La IFBB te escuchará; no solo porque les llenarás los bolsillos sustancialmente con cuotas de sanción, sino que también has sido su portavoz más elocuente. En su defecto, forma tu propia federación; una que tenga criterios nuevos, objetivos cuantificables para el bodybuilding – no para el físico más grande o más “monstruoso” – sino para el mejor proporcionado, más inspirador y el más sano.

 Arnold, trabajemos juntos para poner este tren descarrilado de nuevo en las pistas y devolver a este deporte la gloria y el prestigio del que una vez disfrutó y del que puede disfrutar de nuevo. No nos va a ayudar a nosotros personalmente, pero puede beneficiar a los miles de bodybuilders que aun están por competir; aquellos que están haciendo progresos y que competirán en los próximos años.

Vamos a darles un deporte que tenga integridad y honor – y un método de entrenamiento que no solo les proporcione físicos maravillosos, sino también una vida llena de salud y vitalidad.

 Te saluda atentamente,

 Steve Reeves"

2 comentarios:

  1. Vaya, ojalá en verdad se prestara atención a los puntos que aquí Steve Revés externa en su carta a Arnold y efectivamente las competencias supongan un esfuerzo más autentico en torno a la disciplina, constancia, esfuerzo e inteligencia que implica seguir un autentico estilo de vida del fisicoconstructivista.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, ojalá en verdad se prestara atención a los puntos que aquí Steve Revés externa en su carta a Arnold y efectivamente las competencias supongan un esfuerzo más autentico en torno a la disciplina, constancia, esfuerzo e inteligencia que implica seguir un autentico estilo de vida del fisicoconstructivista.

    ResponderEliminar