miércoles, 23 de diciembre de 2015

“CARTA ABIERTA” A LA NAVIDAD

Amigos, últimamente casi siempre escribo sobre Motivación, Entrenamiento o Nutrición. En esta ocasión, quiero compartir unas líneas dedicadas a estas fechas en las que vivimos. La he llamado “Carta Abierta” a la Navidad.






“Querida Navidad:

Ya ha pasado un año desde que te marchaste, y parece que fue ayer. ! Cómo pasa el tiempo ! o quizás sea un “ Déjà vu “ constante y en bucle, en el que repetimos año a año a ver si aprendemos algo de una vez. Sea cómo fuere un año pasó y dejó sus huellas, unas mejores y otras peores, pero sin dudas, huellas para recordar y para aprender de cada una de ellas.

Yo me quedo, cómo si de un Buffet Libre se tratara, con lo que me hace crecer y mejorar, no se trata de olvidar las malas experiencias y quedarme con las buenas, sino de utilizar cada herramienta que me brinda cada una de esas vivencias y aprender.

Me quedo con la mirada del niño que recibe su recompensa con ilusión y alegría en una noche de reyes. Me quedo con el regocijo de un pueblo que canta sus penurias en Sábado de Carnaval. Me quedo con la esperanza y la fe que profesa el que mira al cielo en Viernes de Pasión. Me quedo con la vida que rebosa cada ola que nos baña en las tardes de estío. Me quedo con la inocencia y las ganas de aprender del alumno que inicia un nuevo curso escolar. Me quedo con el recuerdo los que se fueron y nos acompañan cada primero de Noviembre. Y me quedo sobre todo con la compañía y el gozo de reunirnos con nuestros amigos y familiares en Navidad.





Pero quiero mucho más, espero mucho más de ti. Y ésto no es un arrebato de rabia, ni siquiera te lo digo con el rostro torcido. No es una frase desafiante... es simplemente un deseo fervoroso de sentir realmente una feliz navidad.

Yo quiero un mar sin restos de pateras rotas, una tierra sin carnet de identidad, unas fronteras hospitalarias, unos brazos dispuestos a compartir y abrazar, unos dirigentes humanos que entiendan de solidaridad y humanidad, unas religiones hermanadas y un mundo que sea digno de habitar.

Yo quiero unas casas donde no falte un plato cada día, unas familias que se sientan dignas de aportar su trabajo a la sociedad, unas viviendas habitadas con unas luces y unos grifos que funcionen, quiero niños en las escuelas que aprendan cada día y unos profesores dignos de admirar. 

Yo quiero una sociedad hermanada, en la que las diferencias unan y aporten a los demás, una sociedad madura, que se aleje de los medios de propaganda y no se deje manipular, una sociedad justa, que dé de lado al que roba, engaña y no aporta nada, y que valore a esas personas que con su esfuerzo mejoran su entorno. Que realmente idolatre a esas personas, que existen, que viven para mejorar la vida de los demás.

Quizás pida mucho, pero de esa manera, podré decir a boca llena Feliz Navidad.”

Diego Gallardo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada