sábado, 17 de diciembre de 2016

DIFERENCIAS ENTRE PROTEINAS COMPLETAS E INCOMPLETAS

Las proteínas se clasifican como completas e incompletas, dependiendo de cual sea su perfil de aminoácidos. Si la proteína contiene todos los aminoácidos necesarios para fabricar nuevas proteínas, se considera como una proteína completa. 




Las fuentes de proteína animal, como la carne, el pollo, el pavo, el pescado y los productos lácteos son proteínas completas.




Otras fuentes de proteínas pueden carecer de uno o más de los aminoácidos esenciales y por lo tanto se denominan proteínas incompletas. Estas proteínas tienen su origen en los vegetales como las frutas, las verduras, los cereales y los frutos secos. Una excepción son las proteínas de la Quinoa, Amaranto, Trigo Sarraceno, las Semillas de Cáñamo, Semillas de Soja y Espirulina que contiene todos los aminoacidos. La proteína de soja, que se considera como una proteína completa porque contiene todos los aminoácidos esenciales, tiene el inconveniente de ser deficitaria en el aminoácido metionina.




Además, las proteínas se comparan unas con otras en base a diferentes tipos de análisis para determinar su grado de eficiencia a la hora de suministrar al cuerpo los aminoácidos esenciales. Estos análisis nos dan una idea de la digestibilidad de las proteínas y se denominan “proporción de eficiencia de las proteínas,” “indicadores de la digestibilidad corregida de los aminoácidos de las proteínas” o “valor biológico.”

Todos miden la capacidad para suministrar proteína completas, que son las que mejor se absorben y se utilizan por el cuerpo. En general, las proteínas de origen animal puntúan más alto en la escala de las proteínas, mientras que las proteínas de origen vegetal se encuentran en la zona baja de la tabla, con la excepción de la proteína de soja.

Se pueden comer dos o más proteínas incompletas de origen vegetal para que el cuerpo reciba todos los aminoácidos esenciales y pueda formar una proteína completa. Ejemplos de proteínas vegetales combinadas y completas son el arroz y las judías, la leche y los cereales de trigo y el maíz con judías.




No es necesario combinar alimentos específicos en las comidas para crear proteínas completas, como se llegó a pensar. Si se toman las calorías adecuadas y una variedad de alimentos de origen vegetal, el cuerpo podrá crear las suficientes proteínas completas a partir de todos los aminoácidos que reciba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario