martes, 31 de enero de 2017

NO SE CUANTOS AÑOS TENGO

Aunque parezca una extraña paradoja, llego a la conclusión de que no sé cuántos años tengo, por raro que te parezca.




Pasan los días, quitamos hojas del calendario de la pared, tomamos las uvas cada fin de año en una vertiginosa carrera hacia el futuro, vamos consumiendo minutos, consumiendo vida...


Y un día me paro y analizo. ¿Cuántos años tengo? y una duda racional me abruma. ¿Realmente sé cuántos años tengo? y me adentro un poco más en mi duda ¿Los años pasados, los que ya han transcurrido son realmente los años que tengo?



Vamos a hacer un símil: 

Imagina una gran bandeja llena de apetitosos bombones. Esos bombones envueltos en papeles brillantes de colores verdes, rojos, azules...

Esos bombones que hasta que lo abrimos, como decía Forrest Gump, no sabemos cuál te va a tocar, no sabemos si será de chocolate blanco o negro, relleno de licor o de avellana.

Pues imagina que cada día tomas uno de esos bombones de esa bandeja repleta de ellos, le quitas su brillante envoltorio y te comes ese apetitoso bombón, así uno y otro día, sin preocuparte demasiado de cuántos te has comido y de cuántos te quedan por comer...

Si un día te para a pensar cuántos bombones tienes ¿cuál sería tu respuesta?...

¿Contarías los bombones que te quedan en la bandeja para responder cuántos tienes?, o ¿contarías los envoltorios de los que te has comido para saber cuántos tienes?



Pues en esa misma disquisición me encuentro yo... no sé si la edad que tengo es la que ya he consumido, o si la edad que tengo es la que me queda por vivir.

Y realmente, si lo piensas, la edad que tienes no es la que ha pasado, esos años ya no los tienes, esos años se marcharon exactamente igual que los bombones que te comiste.

Los años que tienes son los que quedan en esa bandeja de bombones, apetitosos de colores brillantes.

Cada día es una nueva oportunidad de abrir ese envoltorio y encontrarnos el regalo de un nuevo día lleno de esperanza.



Disfruta de los años que tienes, los que tienes por delante, los que realmente puedes disfrutar, ya que los años que pasaron ya no los puedes volver disfrutar. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario