viernes, 10 de marzo de 2017

HIPERTROFIA MUSCULAR Y GENÉTICA

El crecimiento muscular, también conocido como hipertrofia, es un proceso altamente complejo que conlleva mucho más que solo fabricar proteínas. Este proceso requiere de la fusión de nuevas células (células satélites) con fibras ya existentes en el músculo. 




Las células satélite activas, tienen un papel principal en el proceso de regeneración muscular, por su capacidad para generar nuevas fibras o núcleos musculares en el músculo adulto.




¿QUÉ SON LAS CÉLULAS SATÉLITE?

Las células satélite son un tipo de células que están indiferenciadas, es decir, no son células musculares, neuronas o cualquier otro tipo de células, no obstante, pueden convertirse con el estímulo apropiado en una célula diferenciada, como por ejemplo una célula muscular o fibra muscular. Se puede decir que son iguales, en este sentido, que las células madre.

Las células satélite fueron descubiertas en el 1961 por Mauro, esto supuso un avance para entender los mecanismos de adaptación utilizados por el cuerpo para adaptarse al ejercicio. Mauro denominó a estas células con este nombre porque se encuentran ubicadas en la periferia de la fibra muscular esquelética.




FACTORES GENÉTICOS A TENER EN CUENTA

Se analizan cinco polimorfismos genéticos relacionados con la hipertrofia muscular. Estos polimorfismos determinan la capacidad de desarrollo del músculo esquelético y su regeneración mediante la activación de células satélites. El resultado del análisis de tu perfil genético indica una mayor capacidad de estimulación de la proliferación de células satélite en respuesta a entrenamientos de fuerza, lo que conlleva a un mayor desarrollo muscular.

Es importante decir que, la población deportista respecto a la sedentaria posee mayor número de células satélite. Como curiosidad en un artículo publicado por, Kadi et al. en el que midieron la cantidad de células satélite de culturistas de alto nivel y de sujetos sanos activos, se observó que estos tenían hasta un 70% más de células satélite (hay que tener en cuenta que con la edad se tiene hasta un 40% menos de células satélite).




¿QUIERES SABER MÁS?

Las células satélites tienen importancia vital en el aumento de la masa muscular, debido a que, después de producirse un daño muscular microscópico, sobre todo en fases excéntricas del movimiento, tambien llamado inflamación. Este daño implica la ruptura de sarcómeros y membranas, lo que lleva a una inflamación y tumefacción producto de la respuesta inmunitaria del organismo frente al daño causado. Las células inmunitarias, como por ejemplo los leucocitos, actúan y hacen que aumente el flujo sanguíneo hacia el área dañada. Mediante este flujo sanguíneo mayor llegan más nutrientes y más oxigeno a la zona dañada para poder eliminar los productos de desecho, como por ejemplo el lactato. Además la respuesta inmunitaria es la causante de la activación de las células satélite.

Una vez activadas las células satélite, es importante comprender la teoría del dominio mionuclear para entender su mecanismo de acción. Las fibras musculares, a diferencia de otro tipo de células que solo tienen un núcleo, tienen varios núcleos. En base a ello la teoría del dominio mionuclear propone que cada núcleo es capaz de controlar una cantidad determinada de tejido muscular. Por tanto, si después de un estímulo para que el músculo crezca, éste lo hace, necesitará nuevos núcleos para regular el funcionamiento de este nuevo tejido muscular.




Como consecuencia de todo lo anterior, se produce una síntesis proteica en base a la que pueden ocurrir dos cosas:

* Formación de nuevas fibras musculares: las células satélites se activan y se diferencian formando nuevas fibras musculares. Esto produciría una hipertrofia sarcomérica.

* Donación del núcleo de la célula satélite a otra fibra muscular que lo necesite por el aumento del tejido muscular y se produciría, por tanto, una hipertrofia sarcoplasmática.



Fuentes bibliográficas:

DNActive
Power Explosive


No hay comentarios:

Publicar un comentario