jueves, 1 de febrero de 2018

TODO SOBRE MI CARDIO

Imagínate esto. Estás sentado en tu oficina. Estás atrapado en tu escritorio, con dolor de espalda, hombros tensos, músculos doloridos y estás deseando que llegue la hora de salir. 




Ahora imagínate después de una buena carrera o una clase en el gimnasio. Piense en lo cálido y flexible que se sienten sus músculos; la sangre está bombeando a través de su cuerpo y se siente con energía y confianza. ¡Te sientes bien! 




Nuestros cuerpos fueron diseñados para MOVERSE, y es por eso que el ejercicio cardiovascular es una de las mejores maneras de lograrlo. Los ejercicios cardiovasculares aumentan el ritmo cardíaco e incrementan la circulación sanguínea en todo el cuerpo. Existen diversas formas y métodos para realizar ejercicio cardiovascular, todos tienen beneficios específicos.

Algunos de los principales beneficios de cardio son los siguientes:

• Mejorar la salud del corazón: el corazón es un músculo que funciona bombeando sangre al resto de su cuerpo cuando hace ejercicio. Entonces, cuando haces ejercicio, en realidad estás fortaleciendo tu corazón.

• Aumento del metabolismo: lo que significa que puede mantener su peso o incluso perder peso.

• Mejor humor: Cardio libera endorfinas, que son las hormonas que se sienten bien. Alivia los síntomas de la depresión y la fatiga, y también estimula la liberación de hormonas que disminuyen el apetito y ayudan a dormir mejor.

• Estabilizar la presión arterial: ayuda en el control de la diabetes y la presión arterial irregular.

- Básicamente, cardio es necesario para la pérdida de peso y mantenimiento. Pero, ¿con qué frecuencia deberías hacerlo?




- Las pautas publicadas por el Colegio Americano de Medicina del Deporte (ACSM) sugieren 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada 5 veces a la semana o cardio vigoroso 20 minutos al día 3 días a la semana. (Para bajar de peso, puede necesitar de 60 a 90 minutos)

- Para medir la intensidad de su entrenamiento, use un monitor de ritmo cardíaco o "The Talk Test", que se explica por sí mismo, ya sea que pueda o no hablar.




* Cardio de alta intensidad: donde se alcanza el 80-90% de su frecuencia cardíaca máxima (MHR), y se siente sin aliento y es capaz de decir solo unas pocas palabras a la vez. Ejemplos de cardio de alto impacto son HIIT, ejercicios de Tabata, correr, caminar sobre la colina, saltar la cuerda y ejercicios pliométricos.

* Cardio de intensidad moderada: se alcanza el 70-80% de MHR. El ejercicio de intensidad moderada aumenta el ritmo cardíaco en la medida en que suda, pero puede mantener una conversación mientras hace ejercicio. Ejemplos son caminar a paso rápido, andar en bicicleta, nadar vueltas a un ritmo medio y hacer ejercicio aeróbico (pasear, bailar).

* Cardio de baja intensidad: 40-60% de MHR. Esto generalmente es bueno para principiantes, o personas que tienen demasiado sobrepeso para entrar en intensidad media. También es perfecto para mujeres embarazadas que no hicieron ejercicio antes del embarazo o que acaban de tener un bebé. Éstas incluyen; una caminata ligera, rutinas de estiramiento o yoga para principiantes.




Las opciones para las sesiones de cardio son infinitas, pero no existe el bien o el mal cuando se trata de cómo elegir hacer ejercicio. Recuerda, no es lo que haces, sino cuán duro trabajas. Cualquier ejercicio puede ser desafiante si lo haces de esa manera. Así que practica el kickboxing o una clase de baile, un trote o un baño matutino, simplemente haz algo que disfrutes, algo que puedas hacer al menos 3 veces por semana. Y recuerda mantener el ritmo, y nunca dejes de moverte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario